Arxiu d'etiquetes: Infància

La revolución educativa será por amor, o no será

Basta con detenerse un poco a ojear las noticias y artículos relacionados con educación para darse cuenta de que el amor pincha poco y corta menos en esto de la «innovación educativa»

Albert Camus creció en un barrio obrero de Argel. Su padre había muerto cuando él tenía solo once meses, y su madre –pobre, sordomuda y analfabeta– tuvo que criarlo con la única ayuda de una abuela poco dada a sensiblerías. A simple vista nadie podría haber presagiado el brillante futuro que le esperaba a ese chico salido de los arrabales. Pero cuando a sus cuarenta y cuatro años recibió el Premio Nobel de Literatura, Camus escribió una carta. Era una carta de agradecimiento: «Sin usted, sin la mano afectuosa que tendió al niño pobre que era yo, no hubiera sucedido nada de esto». Dirigía estas palabras a Louis Germain, el maestro de escuela que tanto había confiado en él y le había ayudado a abrirse camino.

Una palabra maldita

Cuando era adolescente discutí con una compañera de clase. Ella trataba de convencerme de que no había razones para preocuparse por el agujero de la capa de ozono. No había –y esto era lo que a mí más me irritaba– razones para el compromiso. No había necesidad de cambiar, no había necesidad de cuidar. Antes de que nos afectara a nosotras –me decía– los científicos le encontrarían arreglo. La tecnología, seguro, nos iba a sacar del entuerto.

Aquella conversación me vino a la mente casi treinta años después, al leer Mal de escuela, un libro sobre todo honesto en el que Daniel Pennac narra sus días de estudiante y su experiencia como profesor: «Entre maestros está mal visto hablar de amor», recuerda. «Intentadlo y veréis, es como mencionar la soga en casa del ahorcado».Y qué razón tiene: basta con detenerse un poco a ojear las noticias y artículos relacionados con educación para darse cuenta de que el amor pincha poco y corta menos en esto de la «innovación educativa». Da igual lo profundo que sea el hoyo en que está metido nuestro sistema educativo, lo único que al parecer nos sacará del entuerto –esta vez también– son las competencias digitales, el flipped classroom, el desarrollo del talento y el ABP.

No es la primera vez que la tecnología –ese nuevo dios de una sociedad mecanizada– suplanta al amor en las vidas de los niños. En Europa y Estados Unidos, durante el periodo de entreguerras, muchos bebés recién nacidos terminaban en orfanatos e instituciones benéficas. Casi todos morían en su primer año, por causas que se atribuyeron primero a la malnutrición y más tarde a las infecciones. En los hospitales y orfanatos se implementaron entonces medidas higiénicas para evitar contagios, entre ellas la de aislar a los niños en cubículos y no tocarlos más que lo estrictamente necesario. Pero a pesar de que su alimentación era buena y su higiene rigurosa, los bebés y niños seguían enfermando y muriendo. Un pediatra llamado Harry Bakwin, basándose en sus observaciones y su intuición, decidió cambiar estas prácticas. Sustituyó los letreros que solicitaban al personal sanitario que se lavara las manos antes de entrar en la planta infantil por indicaciones como esta: «No entre en la guardería sin tomar en brazos a un bebé». De inmediato, las tasas de infección comenzaron a bajar 1 .

Bakwin había sido capaz de empatizar con una necesidad profunda de los bebés y de los niños: la conexión emocional con otro ser humano expresada a través del contacto físico, de las caricias y las sonrisas. Algo que, en el caso de una criatura, puede marcar la diferencia entre la vida y la muerte. Ningún médico de aquella época hubiera imaginado siquiera que una situación de estrés crónico podría debilitar nuestro sistema inmunitario y conducir a la muerte 2 . Pero así era: en los orfanatos y los hospitales, los bebés, sin amor, morían de tristeza.

En ese entonces, los niños y niñas no tenían la consideración de «personas», y por eso no se creía que el trato que recibieran por parte de los adultos fuera determinante en su desarrollo. A mediados del siglo XX, la psicología aún giraba en torno a dos visiones enfrentadas: la teoría de los impulsos de Freud y el conductismo. Ninguna de ellas daba demasiada importancia a las relaciones humanas. Y fue en este contexto tan hostil en el que un psicólogo llamado Harry Harlow se propuso dejar bien claro lo importante que es el amor.

Harlow, en su laboratorio de primates de la Universidad de Wisconsin, estaba tratando de poner coto a las infecciones que diezmaban su comunidad de monos Rhesus. Llegó a una solución muy sencilla: aislar a los monitos en jaulas individuales de alambre desde recién nacidos. Pero se dio cuenta de que solo sobrevivían aquellas crías cuyas jaulas estaban recubiertas de una tela acolchada, una tela a la que los monitos se aferraban como si, literalmente, les fuera la vida en ello.

LEER MÁS…

AUTISME I TRASTORNS DE LA CONDUCTA

El dissabte 10 de març s’han cel·lebrat a Platja d’Aro la CINQUENA JORNADA “SÓC TEACTIU” organitzada per l’Associació Viu Autisme

La Jornada ha estat un èxit d’organització i públic, reunint un centenar de persones, la meitat famílies d’infants amb TEA, algunes persones amb el trastorn i l’altra meitat mestres i altres professionals interessats en la temàtica.

Després de la inauguració a càrreg del Regidor d’Educació de l’Ajuntament, el Dr. Mario Montero, director de la Càtedra d’Autisme de la Universitat de Girona (patrocinadors de la Jornada) i de la Sra. Sara Garcia, presidenta de Viu Autisme, començà la Jornada amb la ponència de la Dra. Montserrat Pàmias, presidenta de la Societat Catalana de Psiquiatria Infantil i Juvenil.

La ponència de la doctora Pàmias, també cap del Servei de Salut Mental d’Infants i Joves del Parc Taulí (Sabadell) abordar el tema dels fàrmacs i el seu paper en el tractament de l’autisme oferint una visió molt actualitzada de les aportacions que es poden fer des de la farmacologia i ponderant la seva eficàcia.

A continuació el Dr. Ignasi Puigdellívol, professor i director del Màster, es va centrar en els aspectes més educatius en la seva ponència L’escola inclusiva i la regulació i autoregulació de la conducta. Abordà el que pot aportar l’escola inclusiva a l’educació i el desenvolupament dels infants amb TEA, el paper de l’educació i de les interaccions en la maduració dels infants i en la reducció de la discapacitat que sovint és conseqüència de simptomatologies que a través de l’entorn i les interaccions educatives poden ser regulades i abordant també el tema de les conductes desafiants o disruptives, la importància d’entendre-les idiosincràsicament, tenint en compte que també poden ser conductes reguladores, amb efectes indesitjats, explorant després elsl pros i els contres de les diferents estratègies que tenim a l’abast per aconseguir transformar-les en conductes més adaptades, que no comportin rebuig ni aillament social.

El Dr. Joan Canimas, de l’Observatori d’Ètica Aplicada a l’Acció Social, Psicoeducativa i Sociosanitària, va cloure la sessió del matí amb la ponència Possibilitats, perills i reptes en l’itinerari que va del trastorn a la diversitat amb un conjunt d’observacions sobre l’ètica vinculada a la discapacitat,, abordant principalment el tema de la autonomia i l’autodeterminació com a dret de totes les persones i reflexionant sobre els riscos que pot tenir tant la limitació d’aquest dret, que avui és freqüent, com l’absolut respecte del dret quan pot portar a decisions danyines per la propia persona o per la comunitat.

Per la tarda la Jornada fou protagonitzada per l’equip Autismo Sevilla i l’Associació de familiars de persones amb TEA amb tallers sobre el “Suport Conductual Positiu”, concloent amb la conferècnia L’experiència personal amb l’autisme, per la psicopedagoga Raquel Montllor.

Braille para bebés?

Discapacidad. Un revolucionario método inclusivo enseña braille desde bebés

Los 400 profesores de toda España que tienen en el aula a algún niño con discapacidad visual contarán a lo largo de este curso con una innovadora herramienta. Se trata de ‘Braitico’, un revolucionario proceso de alfabetización ‘made in Spain’ con el que los niños pueden descubrir el braille de manera lúdica, cercana y sencilla.

Elías, Hayden y Naiara son tres niños que aprenden y se divierten con este método en el Centro de Recursos de la ONCE de Moratalaz (Madrid). Sentados en la biblioteca de estas punteras instalaciones, los pequeños interactúan con agilidad con sus profesores y sus materiales: cuentos, fichas, plantillas, cartillas cuidadosamente elaboradas en braille y en texto, con ilustraciones, colores, relieves y texturas adecuadas según la edad.

Naiara, con el material más avanzado, trabaja con soltura en el ordenador. En su caso, el ‘Braitico’ utiliza como ratón una tableta digitalizadora como las de los diseñadores gráficos, sobre la que se colocan las plantillas en braille que los niños leen. Al presionar con el lápiz sobre ellas, el sistema las procesa para interactuar, siguiendo las pautas de cada ejercicio, también accesible de forma sonora y en las guías didácticas del profesor.

Para Elena Gastón, maestra y coordinadora del Grupo de Didáctica de Braille de la Comisión Braille Española, este novedoso sistema va “más allá de leer o escribir braille”. “Es un sistema de alfabetización”, recalca, que unifica la docencia y ofrece a los profesores un material que hasta ahora se fabricaba cada cual para atender a sus alumnos con discapacidad visual.

En definitiva, la iniciativa va más allá del simple aprendizaje de un código de lectoescritura, pues comienza desde la cuna y continúa durante toda su escolarización y combina una base didáctica y otra neurológica, acompañadas de nuevas tecnologías e innovaciones educativas.

BRAILLE DESDE EL BIBERÓN

El proyecto, auspiciado por la Comisión Braille Española, se divide en cuatro módulos, según el grado de aprendizaje: ‘Manitas’, para despertar el deseo por conocer el mundo y adquirir experiencias a niños de cero a 2 años; ‘A punto’, que contempla la prelectura y preescritura braille y ayuda a pasar de lo tridimensional al plano a niños de 2 a 5 años; ‘Brailleo’, para pequeños de entre 5 y 8 años que aprenderán a manejarse con este código para mantener su nivel educativo; y ‘Superbraille 4.0’, hasta los 13 años, para afianzar el braille, usarlo con eficacia y placer.

Así, desde ofrecer a un bebé un biberón en el que aparezca la palabra “biberón” en braille para que vaya interiorizando el sistema a través del tacto, hasta familiarizarse con las nuevas tecnologías gracias a un ‘software’ hablado que pueden usar desde los 3 años, el ‘Braitico’ va alternando materiales y herramientas cuidadosamente elaborados por el Servicio Bibliográfico de la ONCE (SBO) y el Centro de Investigación, Desarrollo y Aplicación Tiflotécnica (Cidat), según las etapas de aprendizaje de los alumnos: la línea braille, una tableta digitalizadora, puzles, agendas y libretas, juegos táctiles…

Algo “tan mágico” como una combinación de seis puntos da acceso a todo un universo de información, la educación y el desarrollo personal. “Hacía falta tener una herramienta nuestra, de la ONCE, moderna y actualizada”, explica el director de Servicios Sociales de la ONCE, Andrés Ramos.

“Teníamos distintos manuales pero hacía falta un método moderno inclusivo con el que pudiéramos aplicar las nuevas tecnologías, atractivo, y que fuera para todos, que disfruten los niños ciegos y los videntes y facilitar el trabajo a los profesionales”, agrega, en referencia a que los materiales llamarían la atención de cualquier niño, con o sin discapacidad visual.

LEER MÁS…

Niños y niñas: también víctimas de la violencia machista

DESDE 2003

La violencia machista se cobra la vida de 971 mujeres y más de una veintena de niños

Este año se ha llegado a la cifra más alta de menores fallecidos a causa de esta lacra desde que se recoge este dato

La violencia machista se ha llevado por delante la vida de 917 mujeres en los últimos catorce años, la última esta misma mañana en Vinaroz (Castellón), que eleva a 45 las víctimas mortales este 2017, un año que arroja además la cifra más escalofriante de menores asesinados: 8, con lo que son ya 23.

Con el último crimen machista, el de una mujer alemana de unos 35 años tiroteada por su expareja y perpetrado a las puertas de la celebración mañana del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, el número de mujeres asesinadas supera el de todo el año pasado, cuando se contabilizaron 44.

 

Sin embargo, la cifra podría aumentar, pues otros tres casos permanecen aún en investigación; el primero de ellos, el de la mujer que murió en la explosión y posterior incendio en una vivienda en Redondela (Pontevedra), en el que fallecieron también el hombre que fuera su compañero, con el que tenía un hijo en común.

Los otros son el de una pareja que apareció calcinada en un coche en La Llagosta (Barcelona) en mayo, y que según los Mossos el incendio fue provocado por el hombre, y el de otra mujer británica asesinada en el municipio de Mogán (Gran Canaria) en julio, según la estadística del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.

Así, y a la espera de que finalice, 2017 no sería el año más mortífero para las mujeres desde que arrancaron las estadísticas oficiales en 2003: en 2008 fueron asesinadas 76, tres más que en 2010 y cuatro más que en 2004. Pero sí lo es para los niños asesinados por sus progenitores o las parejas o exparejas de sus madres: este año deja la terrible cifra de 8, cuando el año pasado hubo uno, cuatro en 2015, otros tantos en 2014 y seis en 2013, que es cuando empezaron a registrarse las víctimas menores de edad.

Desde entonces, los huérfanos de la violencia de género suman 185, 23 de los cuales han perdido a su madre este año, tres menos que en 2016 y menos de la mitad que en 2015, cuando se rompieron las estadísticas con 51. Extrapolando estos datos, colectivos como la Fundación Mujeres han calculado que desde 2004, estos niños superan el medio millar.

LLEGIR MÉS…

Lenguaje, autorregulación y violencia. Entrevista a Ariel Cuadrado

Los problemas de lenguaje pueden derivar en conductas violentas

Ariel Cuadro tiene un doctorado en psicología pero inclinó su trabajo hacia el campo de la neuropsicología. Es directivo de sociedad Latinoamericana de Neuropsicología, vicerrector de la Universidad Católica e integrante del grupo Eduy21. En diálogo con El Observador dio algunas claves de cómo y por qué, más allá de las carencias que revela el sistema educativo, el entorno social en el que viven miles de niños termina condicionando su capacidad de expresarse y por tanto de entenderse con el otro. De allí a una relación o reacción violenta, hay un paso.

¿Cuáles son las consecuencias más severas de quienes no aprenden a leer bien?

Es innegable que el lenguaje escrito constituye una habilidad fundamental para el resto de los aprendizajes. A cualquier conocimiento se accede por el lenguaje escrito. Cualquier limitante del lenguaje escrito tiene efectos en el aspecto cognitivo y también en el afectivo, porque cuando mayor aprendizaje mejores condiciones para expresarse. Cuando hay una herramienta fundamental para el aprendizaje no se tiene, se ven afectados todos los demás aprendizajes. Y más en una sociedad donde el acceso al medio tiene que ver con el código escrito.

¿Hay quienes tienen problemas de lenguaje y eso les acarrea otros problemas o tiene problemas que afectan su lenguaje?

La calidad del lenguaje escrito depende del manejo que tenga del lenguaje oral. Cuando hay dificultades en el manejo de las competencias lingüísticas eso tiene efectos en el lenguaje escrito. Cuando hay una dificultad oral eso tendrá incidencia en la escritura. Uno lo que observa en los estudios es que hay un número importante en la población escolar que tiene grandes problemas en el lenguaje oral que se trasuntan en el lenguaje escrito. Por otro lado está el dominio en sí mismo del lenguaje escrito, el aprendizaje explícito de lo escrito. Cuando uno tiene dificultades en el código escrito puede darse por dos razones, independientes o juntas: ciertas deficiencias en el lenguaje oral o que por los sistemas de enseñanza no haya habido un buen acceso al lenguaje escrito.

LEER TODA LA ENTREVISTA

Principios educativos: el mejor regalo es dejar ser (artículo y corto)

Los niños no son un diamante en bruto que debamos tallar hasta alcanzar la perfección; más bien son como pequeñas semillas, por lo que la labor de los padres y maestros consiste en cerciorarse de que tienen un entorno seguro donde crecer y desarrollarse.

“Cualquier ayuda innecesaria es un obstáculo para el desarrollo”. —María Montessori

Por desgracia, los adultos a menudo pensamos que nuestra manera de hacer las cosas y comprender el mundo es la única válida, por lo que, en vez de contribuir al desarrollo de los niños, lo limitamos. Cada vez que le “enseñamos” a un niño una verdad que no admite discusión, cerramos un camino hacia el descubrimiento.

La función de los adultos no es crear copias exactas de sí mismos, sino dar a los niños las herramientas que necesitan para desarrollar sus capacidades, plantearse sus propias metas y perseguir sus sueños.

Educar no es llenar la mente de conceptos y teorías sino liberarla para que pueda pensar y crear.

Esa visión limitada y restrictiva de la educación proviene directamente de la escolástica, una tendencia educativa que se implantó en el Medievo y aún sobrevive en nuestras escuelas. El problema radica en que el principal objetivo de los escolásticos no era conocer nuevos hechos, sino integrar el conocimiento que ya se había adquirido y que provenía de la filosofía griega y el cristianismo.

SEGUIR LEYEDO Y VER EL CORTO

También es importante que los niños se aburran!

“No sé que hacer”, “estoy aburrido”, “¿qué hago ahora?”. Son frases que solemos escuchar de los niños cuando ellos mismos se topan con un tiempo vacío, sin una actividad programada o sin algún dispositivo al cual enchufar esas horas que, en un primer momento, parecen desiertas del “hacer”. Solemos interpretar ese tiempo como “perdido”, porque parece que el niño no está haciendo nada que le reporte algún tipo de aprendizaje, que no hace nada “útil”. Esto último suele ir unido a la idea de que lo útil es lo que implicaría para él algún beneficio, en el futuro, en el terreno de las competencias laborales. Entre ellas podríamos mencionar: el aprendizaje de idiomas, los deportes, el refuerzo de las clases del colegio, cualquier cosa que pueda “abrirle las puertas” a una buena carrera, a un buen trabajo.

Leer más…

aburriment2