¿Cómo aprenden a hablar los niños? Nou article de Ramon Almiralll a La Vanguardia

Podríamos aprender a ir en bici en medio de la nada, siendo los únicos habitantes del planeta, pero no podríamos aprender a hablar sin interlocutores.

Las criaturas hablan porque alguien les habló, comunicándoles hechos, acciones o deseos, dando así sentido al entorno vivido. Porque alguien modeló la forma de expresar. Pero también, y no deberíamos olvidarlo, porque alguien atendió lo que querían decir las propias criaturas, porque alguien las escuchó, y porque actuó, además, en consecuencia. Que esa comunicación se llegue a desarrollar a través de palabras, por parte de la criatura en desarrollo, tiene mucho que ver con la cualidad de la interacción vivida.

Cuando en una reunión entre adultos alguien “da la palabra” entendemos que está ofreciendo a otro la posibilidad de hablar. Y, del mismo modo, decimos que alguien “toma la palabra” cuando empieza a expresar algo a sus eventuales interlocutores, contando o no con el beneplácito de éstos.

ARTÍCULO COMPLETO