Clarificando el gasto educativo y sus efectos

EL MANTRA DEL GASTO EDUCATIVO

En el presente artículo, pretendemos poner en cuestión la asumida y simplista idea de que el incremento del gasto educativo conlleva, de manera automática, una mejora en la calidad, resultados y logros académicos y escolares. Si esto fuera verdad, los problemas educativos se subsanarían con el simple hecho de aumentar el porcentaje del PIB destinado al sistema. Partiendo de unos niveles cercanos al 5% del PIB, el presupuesto deja de ser un problema en el contexto de la realidad española. La cuestión radica entonces, NO en cuánto se invierte en educación, sino por qué tipo de educación se apuesta.

Como veremos el problema educativo español, no es de índole presupuestaria, ni se pueden vincular los resultados del mismo a la inversión asignada. Otros serán los factores en el saldo deudor de las políticas educativas de la Administración, factores sobre los que ninguna reforma educativa ha prestado la suficiente atención: pésima formación inicial de futuros maestros y profesores, inadecuado y obsoleto sistema de acceso a la función pública docente, la no simplificación del currículo y no profesionalidad específica de la función directiva. Todo cambio que no afecte a la gestión del aula, es inocuo pues. Podemos comprobar por lo tanto que, tras siete reformas integrales del sistema educativo, desde 1.980, los cuadernos del alumnado siguen igual.

El artículo tiene tres partes claramente diferenciadas; la primera es una descripción aséptica del gasto educativo en España en el ejercicio de 2013. En la segunda parte, de análisis basado en rigor de las evidencias sólidas, se argumenta y demuestra que conforme ha disminuido la tendencia del gasto presupuestario en los últimos años, los resultados han ido mejorando en todos los niveles, etapas y enseñanzas. Es decir, la relación inversión-resultados se muestra inversa. La última sección se ofrece como resumen general y batería de propuestas para mejorar el ADN del sistema educativo.

Comencemos pues.

PRIMERA PARTE

¿CUÁNTO NOS CUESTA LA EDUCACIÓN?

“Si piensa que la educación es cara, pruebe con la ignorancia”

Se publican, por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, los resultados provisionales de la Estadística del Gasto público en educación correspondiente al año 2013. En esta publicación se presentan datos sobre el gasto destinado por el conjunto de las Administraciones Públicas a todos los niveles de educación, no universitarios y universitarios. Este gasto aparece desagregado de acuerdo a distintos criterios, como el tipo de Administración, la actividad educativa o la naturaleza económica del mismo.

Es un ejercicio de transparencia muy recomendable para poder analizar, a la luz de los datos y las evidencias objetivas, la eficacia, los destinos y las prioridades presupuestarias de las distintas Administraciones. Al mismo tiempo que permite comparar en un histórico la evolución o involución de la relación gasto/resultados. Se organizan los indicadores en cuatro categorías básicas: gasto total, por tipo de Administración, por actividad educativa y por naturaleza económica. Pasemos a resumir los mismos.

1. GASTO PÚBLICO TOTAL EN EDUCACIÓN

El gasto público en educación para el conjunto de las AA.PP. y Universidades públicas es de 45.245,2 millones de €, lo que supone una variación de -2,6% en relación al año 2012. La variación del gasto asociado a la educación no universitaria es -1,9% y a la educación universitaria -0,3%. Deduciendo los gastos financieros, tal y como se considera en la metodología internacional, los porcentajes de variación serían -3,1% para el total, -2,0% para la educación no universitaria y -2,6% para la universitaria. Las partidas de becas y ayudas al estudio del conjunto de las Administraciones Públicas varía en -9,9%. En términos de participación en el PIB, el gasto público en educación del año 2013 se sitúa en 4,31% (4,40% en 2012), que en caso de deducir los gastos financieros sería 4,27% (4,38% en 2012).

2. GASTO PÚBLICO EN EDUCACIÓN POR TIPO DE ADMINISTRACIÓN

Analizando el gasto en educación por Administración, se observa que, como era de esperar, la mayor parte del gasto corresponde a las Administraciones educativas, es decir, al Ministerio de Educación (MECD) y a las Consejerías y Departamentos de Educación y/o Universidades de las CCAA, con el 87,2%. La variación del gasto en educación realizado por las Administraciones educativas es -1,7%. En lo que respecta al MECD, su aportación al total es del 3,9% que se convierte en un 3,4% en la Estadística al deducirse sus transferencias a las CC.AA.

3. GASTO PÚBLICO EN EDUCACIÓN POR ACTIVIDAD EDUCATIVA

En lo que se refiere a la distribución del gasto público por actividad educativa, la Educación Infantil y Primaria, incluida la E. Especial, supone el 34,9 % del total, la E. Secundaria y F.P., el 28,9%, y a continuación la Educación Universitaria con el 20,7%, mientras que las becas y ayudas al estudio alcanzan el 3,6%.

4. GASTO PÚBLICO EN EDUCACIÓN POR NATURALEZA ECONÓMICA

En cuanto al reparto del gasto por capítulos presupuestarios, el de personal representa el 58,2% del total, que incluyendo las cotizaciones sociales imputadas representaría el 69,9%; en el caso de las Administraciones educativas se eleva al 75,5%. Por su parte, los gastos de capital son del 5,5%. Hay que señalar que dentro de las transferencias corrientes, que suponen el 19,3% del gasto público en educación, se encuentran los conciertos y subvenciones a centros de titularidad privada con un importe de 5.651,1 millones de €.

Podemos afirmar que los resultados muestran que el gasto público en educación para el conjunto de las AA.PP. y Universidades públicas en 2013 es de 45.245,2 millones de €, lo que supone una variación de -2,6% en relación al año 2012. El gasto realizado por las Administraciones educativas varía en -1,7% y, por niveles educativos, el destinado a educación no universitaria -1,9% y a la educación universitaria -0,3%. En términos de participación en el PIB, el gasto del año 2013 se sitúa en 4,31%.

SEGUNDA PARTE

¿DISMINUYE LA INVERSIÓN Y MEJORAN LOS RESULTADOS

“La calidad de un sistema educativo tiene como techo la calidad de sus docentes”

Todos los datos ofrecidos en el presente artículos están extraídos del Sistema Estatal de Indicadores de Educación 2015, a fecha 6 de julio (MECD). La información y los datos necesarios para la elaboración de los indicadores se han recabado de diversas fuentes. Los procedentes de las estadísticas educativas han sido calculados por la Subdirección General de Estadística y Estudios, a partir de las estadísticas educativas estatales que se producen en el marco de la Comisión de Estadística de la Conferencia Sectorial de Educación y de la Secretaría General de Universidades, junto con otras fuentes procedentes del Instituto Nacional de Estadística y de la estadística internacional (Eurostat y OCDE).

Definimos el gasto público en educación como ‘aquel destinado por las Administraciones y Universidades públicas, proveniente de fondos públicos, independientemente de si se ejecuta en centros públicos o privados’. Vamos a manejar 9 indicadores para establecer la evolución comparada de estos. Los indicadores son: gasto público en educación, tasa de idoneidad, porcentaje de repetidores, abandono escolar temprano o prematuro, tasa bruta de graduados en ESO, tasa bruta de graduados en postobligatoria no superior, porcentaje de titulados en educación superior de población entre 30 y 34 años, y otros indicadores complementarios (esperanza de vida escolar, ratio alumno-profesor y tasa bruta de acceso a ciclos formativos y bachillerato)

Gasto público en educación

En el año 2012, un 9,5% del gasto público total en España es destinado a educación. Considerando el tipo de Administración que lo realiza, el gasto que las Administraciones educativas de las comunidades autónomas destinan a educación representa un 7,8% del gasto público, el gasto en educación del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte un 0,3%, y el gasto en educación de otras Administraciones un 0,8%. Entre 2002 y 2012, el gasto en educación, como porcentaje del gasto público total, ha experimentado un descenso de en torno a 2,1 puntos; disminuyendo 0,1 puntos el peso del gasto en educación realizado por el MECD y 1,6 puntos el de las comunidades autónomas en el conjunto del gasto público total.

Según la naturaleza económica, en 2012, el gasto de personal representa el 54,5%, que se eleva al 64,2% si se incorporan las cotizaciones sociales imputadas. Le siguen las transferencias corrientes con un 19,0%, los bienes y servicios con el 9,6% y los de capital con el 6,7%, quedando un 0,5% para los gastos financieros. En el período 2002 a 2012, los gastos de personal se han situado entre un máximo de 55,0% en 2002 y 2011 y un mínimo de 53,4% en 2008, mientras que los gastos de capital presentan un máximo de 10,8% en 2008 y un mínimo de 6,7% en 2012.

La distribución porcentual según actividad educativa del gasto público en educación en el año 2012 es la siguiente: el 73,0% se invierte en E. no universitaria, un 21,1% en E. Universitaria, un 2,6% se destina a Formación Ocupacional o para el Empleo y un 3,7% a becas y ayudas. Las Administraciones educativas de las comunidades que mayor porcentaje del gasto público destinan a E. no universitaria en 2012 son Illes Balears, Castilla-La Mancha y Comunidad Foral de Navarra, con 88,6%, 88,1% y 85,8% respectivamente. En E. Universitaria, la Comunidad de Madrid es la que destina un mayor porcentaje, 32,5%, seguida de Comunitat Valenciana con un 26,7%. En cuanto a becas y ayudas totales es el País Vasco con un 4,0% el que destina el mayor porcentaje.

LEER MÁS…